19 años despues


    Encuentros al viento

    Comparte
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Dom Ago 02, 2009 7:09 pm

    Al preguntarle sobre la vida en los pueblos muggles, Catrina resbalo y se golpeo contra el suelo. Me acerque para ver si estaba bien, ella enseguida se volvió a sentar sobándose donde se había golpeado y quejándose de que dolía, esa reacción solo pude sonreír ampliamente.

    -Menudo golpe te has dado, tienes una cabeza bastante dura-volví a colocarme donde estaba-Creo que nunca más te preguntare sobre muggles, no vaya a ser que a la próxima el golpe sea más fuerte y tenga que llevarte a la enfermería-bromeé manteniendo la sonrisa.

    Se me quedo mirando un rato de una forma que parecía como si me estuviera analizando, esa forma en que me miraba me estaba incomodando no sabía muy bien que pretendía, pero no me gustaba nada. Entonces de golpe me soltó que nos caíamos bien porque también era raro, “¡raro yo!”. Me la quede mirando fijamente.

    -No sé de donde sacas esas conclusiones de que soy raro, pero te puedo asegurar que no lo soy-le respondí un poco ofendido-Y si me llamas raro por haberte preguntado por la vida de un pueblo muggle, te puedo asegurar que es algo que desde pequeño he tenido un poco de curiosidad aunque los deteste.

    Tras llamarme raro se quedo un rato pensativa y a continuación empezó a explicarme sobre la vida en un pueblo muggle, en concreto de su vida con su padre por encima, era de esperarse después de todo que mejor forma de explicar algo que desde tu propia experiencia. Parecía que después de todo los muggles se las habían apañado muy bien para vivir sin magia y parece que esos inventos que habían creado era bastante curiosos, porque siempre que había oído hablar sobre ellos eran definidos como lo mejor que había. Quizás debería preguntarle a la abuela si podríamos conseguir alguno o si algún día Katherin se decidiera a venir a casa de la abuela que trajera alguna de esas cosas. Catrina también me menciono que vivía en Londres, muchos de los que iban al colegio vivían ahí, otra cosa bastante común habían mas colegios así que los magos de otros lugares se iban a estos, aunque en mi caso por mucho que viviera en Dinamarca me tocaba estudiar en Hogwarts porque todos mis familiares habían estudiado ahí. El comentario que hizo respecto a que los hombres rehuían a su padre me choco, porque si eso pasaba era porque el padre no era muy normalito, de ahí que ella también fuera rara. Continuo explicándome cosas, entre ellas sobre los niños muggles que no se distaban tanto de los que pertenecíamos a Slytherin, así que incluso entre muggles que se suponía que todos eran más o menos iguales también había discriminaciones, la crueldad residía en cualquier lugar del planeta, sonreí con amargura. Me conto muchas más cosas pero una de ellas me sorprendió un poco.

    -¿Orfanato?-pregunté en voz alta sin darme cuenta-Disculpa, no tienes porque decir nada sobre eso si no quieres-dije rápidamente para no incomodarla.

    Cuando termino su charla se me disculpo por haber hablado mucho, volvió a tocarse la cabeza y a quejarse porque le dolia, más preguntarme si quería saber algo más sobre la vida muggle.

    -Gracias, pero con lo que me has contado por el momento creo que tengo suficiente. Además estas cosas es mejor verlas o vivirlas-comenté mirándola-¡Oye! ¿Seguro que estas bien? Te quejas bastante del golpe que te has dado-me preocupaba un poco que se estuviera quejando tanto-Quizás sería mejor que te miraran el golpe, no vaya a ser algo serio-la miré con seriedad-Porque ahora no recuerdo ningún hechizo para aliviar el dolor cuando te has dado un golpe, sino me ofrecería para intentar que se te marchara el dolor.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Dom Ago 02, 2009 9:15 pm

    Soltó una risilla al escuchar su broma. No se la habría esperado, la verdad. Estuvo tentada de insistir con el detalle de que tenía más sentido del humor del que parecía, pero creía haberle dado la tabarra suficiente durante la conversación con el tema en cuestión, de modo que por una vez decidió comerse la lengua y no decir nada. Y dijese lo que dijese, se le hacía raro que una persona que detestase a los muggles tuviese curiosidad por su forma de vivir. Al menos ella no lo tenía por la gente que no le interesaba. Así que en cierto modo, Damon era raro, dijese lo que dijese.

    La escuchó atentamente, y en su rostro pudo ver la concentración, la sorpresa y la comprensión, y el interés. Realmente sentía curiosidad por aquel tema, y la expresión que puso se le hizo de lo más graciosa. ¿Pondría ella la misma cara cuando estaba tratando con algo que le interesaba? Sin embargo, su cara cambió cuando le preguntó por el orfanato para luego disculparse. Catrina sonrió con calidez y negó con la cabeza, indicándole que no pasaba nada malo. Era normal que preguntase si lo había mencionado cuando no paraba de hablar de su padre. Debía de haberle resultado extraño por eso.

    -Gracias, pero con lo que me has contado por el momento creo que tengo suficiente. Además estas cosas es mejor verlas o vivirlas.

    -Pues cuando quieras vente a Londres a vivirlas con mi padre y conmigo- sonrió, tocándose todavía la nuca.

    Parpadeó cuando él le preguntó si estaba bien, y se ofreció a mirarle el golpetazo para ver si era grave, porque le preocupaba que se quejaba mucho. Catrina sonrió, un poco enternecida, y se acercó a él, girándose, cogiendo su mano y llevándola- que descubrió más grande que la suya- hasta el lugar donde se había golpeado, donde se estaba formando un pequeño bultito por el golpe que se había dado.

    -¿Ves? No es nada serio. Sólo un chichoncito de nada. Es que... me has sorprendido bastante con tu pregunta. Nunca la esperé viniendo de ti. Eso demuestra que no los odias tanto en el fondo, sino... no sentirías curiosidad por ellos, ¿no crees? Por que a mi no me preocupan o no quiero saber de las cosas que no me gustan.

    Suspiró, todavía de espaldas a Damon y se abrazó las piernas de nuevo, agachando un poco la cabeza.

    -Soy huérfana- comenzó a mecerse- y no recuerdo nada de mis padres ni de mi familia antes de los siete años, ni sé cómo murieron. Sólo que me llamo Catrina y que soy escocesa. Red me encontró en un orfanato en un pueblo del norte, le gusté y me adoptó, y me trajo con él a Londres. Desde entonces vivo con él. Eso es todo- giró la cabeza y le sonrió, aunque sus ojos no mostraban lo mismo. No estaba alegre.

    Se dio la vuelta en la hierba cuando pasaron unos segundos y lo encaró.

    -Así que ya ves. No sé si en mis orígenes soy hija de muggles, mestiza o sangre limpia. Y la verdad es que no me importa en absoluto. Para mí ahora mismo soy sólo Catrina Lowe, hija de Red Lowe, un muggle, y por tanto, soy muggle- en sus ojos se dibujó un brillo de orgullo- y soy feliz así. Es cuestión de adaptarse las circunstancias que te tocan y vivirlas lo mejor que puedas- aconsejó de buena gana- y enfrentarte a ellas sólo si son injustas.
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Dom Ago 02, 2009 10:24 pm

    El que me ofreciera ir a visitarla a ella y su padre a Londres, no me sorprendió mucho pero el problema estaba en que ir a Londres no era algo que pudiera añadir del todo en mis planes. El problema principal era mi madre, si me veía por Londres cuando sabía que no vivía allí le sorprendería y por lo que sabía ella desde que me dejo con mi padre decidió que solo tenía un descendiente y que era Katherin.

    -Gracias por tu ofrecimiento, pero para aceptarlo primero tendría que averiguar como de lejos está la zona en la que vives de en la que vive mi hermana-le respondí mirándola con seriedad-No me es tan fácil ir de turista por Londres, porque si lo fuera habría visitado a Kat varias veces-sonreí con tristeza.

    Tras eso me sonrío y se volvió acercar a mí, esta vez para quedarse de espaldas cogiendo mi mano, por un momento estuve por apartarla, pero al ver que la llevaba hacía donde se había dado el golpe decidí no apartarla. En cuanto mi mano toco el lugar no te que se estaba formando un pequeño bulto, ella me dijo que no era nada serio, pero aun así seguía siendo un golpe con lo que fruncí un poco el ceño y me alegre de que ella estuviera de espaldas. Lo que me dijo después sobre que no odiaba tanto a los muggles, quizás tuviera en parte razón pero mi curiosidad no era del todo hacia ellos sino mas bien hacia sus cosas, preferí no comentarle nada porque con la discusión que habíamos tenido tenía suficiente.

    Poco después vi que se volvía a encoger para abrazarse las piernas de nuevo, ese gesto me estaba empezando a preocupar, porque cada vez que lo hacía era por algo que a ella parecía hacerle daño. Me quede callado y la escuche con atención.

    -Soy huérfana y no recuerdo nada de mis padres ni de mi familia antes de los siete años, ni sé cómo murieron. Sólo que me llamo Catrina y que soy escocesa. Red me encontró en un orfanato en un pueblo del norte, le gusté y me adoptó, y me trajo con él a Londres. Desde entonces vivo con él. Eso es todo.

    Cuando termino de decirme eso se giro para sonreírme, pero por mucho que sonriera pude ver que sus ojos estaban tristes. Al ver su expresión me sentí molesto conmigo mismo, era un estúpido por ir quejándome de las injusticias de mi infancia cuando otras personas lo habían pasado peor y Catrina era una de esas personas. Por un momento pensé en pedirle perdón, pero sabía que si lo hacía quizás lo único que conseguiría seria hacerla sentir peor y sinceramente no la quería ver triste, me agradaba cuando estaba sonriente y feliz. Enseguida se dio la vuelta para encararme, con lo que me quede mirándola fijamente a los ojos.

    -Así que ya ves. No sé si en mis orígenes soy hija de muggles, mestiza o sangre limpia. Y la verdad es que no me importa en absoluto. Para mí ahora mismo soy sólo Catrina Lowe, hija de Red Lowe, un muggle, y por tanto, soy muggle.

    A sus palabras continué manteniendo la mirada fija en sus ojos.

    -No me importa que orígenes tengas-dije con seriedad-Me has caído bien y me gustaría que fuéramos amigos, así que por muy orgulloso que pueda ser por a dejar mis prejuicios de lado-me detuve un segundo-Puede que sea un estúpido por estar odiando a los muggles, pero más estúpido sería si por ese odio mandara a paseo una posible buena amistad.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Dom Ago 02, 2009 11:15 pm

    Le entristeció un poco su primera negativa, pero pensó que debía de tener algún motivo para hacer las cosas así, de modo que no insistó. Ya buscaría una forma de hacer que Damon pudiese ir a su casa sin ningún tipo de problema. Aunque quizás había sido demasiado lanzada al invitarlo a su casa cuando se acababan de conocer hacía un ratito. Debía de ser más prudente, pero le había emocionado un poco la idea de hacer que Damon viese que los muggles no eran tan horribles como él creía. Además, estaba segura que a Steven y Mónica les caería genial.

    No volvió a decir nada hasta que hubo terminado de decir todo lo que tenía que contarle. Su expresión volvía a ser seria, demasiado, y eso le preocupó. ¿Le habría molestado de nuevo con sus palabras? Decidió quedarse a una distancia prudente y esperar su reacción para poder actuar al respecto.

    -No me importa que orígenes tengas- abrió los ojos más, algo sorprendida- Me has caído bien y me gustaría que fuéramos amigos, así que por muy orgulloso que pueda ser puedo dejar mis prejuicios de lado. Puede que sea un estúpido por estar odiando a los muggles, pero más estúpido sería si por ese odio mandara a paseo una posible buena amistad.

    Tardó un poco en reconocer la sensación que le recorría el cuerpo, puesto que había pasado mucho desde la última vez que había sentido algo igual. Había sido a los ocho años, cuando, aún torpe e incapaz de hablar, un chico de pelo castaño, pecoso y ojos verdes, con una enorme mella, la había protegido de los abusones de su clase, acompañado de una chica morena con el pelo enredado y desordenado y unos enormes ojos negros. Sí. Era la misma sensación que había sentido recorriéndola cuando ambos se habían girado para ayudarla a levantarse y se la habían llevado a comer un helado, la misma que cuando la palabra "amistad" salió de los labios de ambos. Era... ¿felicidad? ¿Estaba... feliz? Sí... sí estaba feliz. Feliz y emocionada porque alguien quería ser su amigo.

    Al mismo tiempo, pasaron unos segundos hasta que se dio cuenta de que las mejillas le ardían un poco, por lo que se había sonrojado sin quererlo. Se llevó las manos a la cara y se tapó los cachetes, agachando el rostro, sintiéndose realmente tonta por algo así. Tampoco supo que hacer, ni qué responder, ni qué decirle. Había pasado tanto tiempo desde la última vez que alguien le había ofrecido su amistad tan abiertamente...

    -A-ah...- Dios, estaba siendo realmente patética- V-v-vale. S-si quieres que seamos amigos es-está bien. A-a mí me encantaría, de verdad- cerró los ojos, sonriendo desde ese ángulo e incapaz, aún, de mirarle a los ojos- Sería... sería genial, Damon, de verdad que sí... Si-siento no mirarte pero es que no... no sé que me pasa- no le gustaba mentir, pero no podía reconocerle que estaba tan feliz que se había sonrojado- Es algo... raro... aunque bueno, viniendo de mi quizás no lo es tanto- soltó una risilla nerviosa- Ay...- poco a poco fue levantando la cara, todavía algo roja, y cuando abrió los ojos estaban brillantes, y tenía una sonrisa enorme- Siento esta reacción tan tonta. De verdad que no... me lo explico- se rascó la nuca de nuevo, intentando no rozarse el lugar del golpe- Entonces... seremos amigos, ¿no?- puso las manos delante de ella y se acercó a él.
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Dom Ago 02, 2009 11:45 pm

    Catrina poco después de oír mis palabras se llevo las manos a la cara, tapándose esta y agachándola un poco. Me la quede mirando y preguntándome porque hacía eso, acaso había dicho algo mal o es que acaso ella no quería que fuéramos amigos. Sinceramente no sabía que pensar, pero aun así espere a que se calmara.

    Cuando empezó a hablar por un momento pensé que no parecía gustarle la idea, pero estaba equivocado porque me dijo que le encantaría que lo fuéramos y me sonrió; aunque seguía sin mirarme a los ojos, pero parecía que era por algo raro que le pasaba. “Raro” sonreí al pensar en esa palabra, todo en ella parecía ser raro pero eso no era malo al contrario era algo muy bueno. Soltó una risilla y por fin volvió a levantar la cara, la cual tenía un poco roja; sus ojos y su sonrisa demostraban que estaba feliz, le sonreí para demostrarle que me alegraba que ella se sintiera de esa forma. Porque verla feliz, no sé sabía muy bien la explicación pero me hacía sentir bien. Además esa reacción de timidez me pareció un gesto muy tierno. Mientras estaba un poco ensimismado en mis pensamientos se me acercó.

    -Entonces... seremos amigos, ¿no?

    Su pregunta me hizo gracia y me puse a reír.

    -Claro que si bicho raro-coloque mi mano derecha encima de su cabeza-Si me negara a ser tu amigo, Catrina-la mire a los ojos-Me odiaría a mi mismo por ello-le sonreí.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Lun Ago 03, 2009 12:09 am

    -Claro que sí, bicho raro- colocó su mano sobre la cabeza de la chica, como había hecho ella varias veces anteriormente, y eso la hizo sonreír todavía más- Si me negara a ser tu amigo, Catrina, me odiaría a mi mismo por ello.

    Se separó de él en un impulso, sintiendo que las mejillas le ardían con más fuerza.

    -¡G-genial!

    Nunca se habría imaginado reaccionando de una forma tan tremendamente vergonzosa a esta edad. Cuando tenía ocho años no era lo mismo, porque no recordaba haber tenido amigos y ellos la habían aceptado con muchísimos más problemas encima que los que tenía ahora. No entendía porqué tenía que seguir siendo tan... vergonzosa para estas cosas. Generalmente sólo se emocionaba así cuando Louie se quedaba embarazada o cuando su padre le venía a casa con un peluche nuevo de regalo.

    Empezó a golpearse las mejillas para espabilarse. Así al menos tendría una excusa para estar rojita como un tomate. Desde luego Damon tenía razón, estaba hecha todo un bicho raro.

    -Perdón por este numerito tan tonto... la verdad es que ya me pasó esto una vez... ¡pero era muy pequeña y la situación era bastante diferente! Steven y Mónica me aceptaron siendo aún más rara de lo que soy ahora y... era pequeña... era comprensible... no... no entiendo por qué he reaccionado así otra vez... es algo patético, la verdad- suspiró- Pero me hace feliz que quieras ser mi amigo, de verdad.- esa vez fue ella quien le acarició la cabeza- Muchas gracias, pequeño Damon.
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Lun Ago 03, 2009 12:53 am

    Catrina se alejo de mí sin que me diera cuenta y eso me choco, pero al ver su expresión que había cogido un poco mas de color comprendí que se debía a que volvía sentirse avergonzada, volví a sonreír debido a lo que acababa de presenciar. La verdad es que esa actitud me producía risa, pero prefería no reírme porque a mi ese tipo de cosas me molestaban y si ella se sentía bastante avergonzada solo con lo que estaba pasando si me ponía a reír aun sería peor para ella. Así que inspire profundamente y le dedique otra sonrisa, pero esta vez una con ternura.

    Inmediatamente se comenzó a golpear las mejillas, supuse que para darles más color y ocultar el sonrojo que se le había formado. Realmente era todo un bicho raro, eso no le servía de mucho en estos momentos me había dado cuenta de que se sentía avergonzada, pero tampoco le iba a decir que lo sabía.

    -Perdón por este numerito tan tonto... la verdad es que ya me pasó esto una vez... ¡pero era muy pequeña y la situación era bastante diferente! Steven y Mónica me aceptaron siendo aún más rara de lo que soy ahora y... era pequeña... era comprensible... no... no entiendo por qué he reaccionado así otra vez... es algo patético, la verdad.

    Me la quede mirando con una ceja alzada, decía que su comportamiento era patético, pues si realmente lo era no lo pensaba porque entonces tenía que admitir que mi hermana también lo era y eso no era cierto. Además de que todos alguna vez nos sentíamos avergonzados por algo y en el caso de las chicas era más común sentirse de esa forma, o es que acaso no son más sensibles que los chicos.

    -No tienes porque disculparte por tu comportamiento y tampoco tienes que decir que es patético, porque no lo es-respondí seriamente-No eres la primera persona que se comporta así por sentirse…-me detuve-bueno como sea que te sientas-sonreí-Mi hermana gran parte del tiempo se comporta de esa forma, la otra se la dedica a llorar porque es muy sensible-comenté mirando hacia un lado-Así que no te sientas mal por comportarte de esa manera-la volví a mirar sonriéndole.

    Cuando termino de criticarse a sí misma suspiro y me dijo que le hacía muy feliz que quisiera ser su amigo, a ese comentario volví a sonreírle. Entonces fue ella la que acarició mi cabeza, parecía que se le estaba haciendo costumbre eso de acariciarme la cabeza, la verdad es que era una sensación muy agradable y por eso no protestaba. Mientras me acariciaba me dio las gracias y dijo algo que no me hizo ninguna gracia, con lo que le cogí del brazo sin hacerle daño, pero no lo solté.

    -¿Cómo que pequeño Damon?-la mire con un poco de dureza-Para empezar soy más alto que tú y además soy un año mayor, así que no se ocurra volver a llamarme de esa forma aunque sea en broma, ¿entendiste?-especifique tranquilamente y aun teniéndola sujeta-Nunca me ha gustado que me trataran de pequeño, así que por favor no me llames de esa forma.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Lun Ago 03, 2009 11:21 pm

    Se sintió un poco más tranquila cuando Damon le dijo que no le parecía que su comportamiento fuese patético. Bueno, al menos a ojos de otra persona no lo era. Al parecer su hermana era tal y cómo ella había imaginado, una chica que se abochornaba con nada, se sonrojaba por todo y lloraba por ser demasiado sensible. Seguramente también era bastante tímida y retraída. Toda una monada. La verdad era que le estaban entrando ganas de conocerla, porque le costaba creer, aún así, que una criatura semejante pudiese ser hermana del chico que tenía delante. Al menos hermana de sangre.

    Estuvieron sonriéndose hasta que el rostro de Damon se endureció un poco al escuchar el apelativo que había utilizado para con él, y la cogió del brazo con firmeza, pero sin hacerle daño, mirándola con la misma dureza con la que la había enfocado minutos antes. ¿Qué había hecho mal en aquella ocasión? No recordaba haber dicho nada insultante ni...

    -¿Cómo que pequeño Damon?

    ¿Le había molestado aquella simpleza? Parpadeó, esperando que continuase.

    -Para empezar soy más alto que tú y además soy un año mayor, así que no se ocurra volver a llamarme de esa forma aunque sea en broma, ¿entendiste?

    Pues sí, le había enfadado. Al menos no se había alterado y le estaba hablando en un tono normal... y eso le daba más miedo que si le hubiese gritado. Es más, incluso lo perefería, porque le recordaba a uno de sus propios enfados y no le gustaba, porque se sabía extremadamente fría en esos momentos y no era algo a lo que le gustase recurrir, ni que recurriesen a él.

    -Nunca me ha gustado que me trataran de pequeño, así que por favor no me llames de esa forma.

    Suspiró, rodando los ojos.

    -Para empezar- imitó- lo de la altura y la edad es un dato irrelevante. Red seguiría diciéndome "pequeña" aunque midiese más que él y tuviese ya treinta años. Es una forma cariñosa de llamar a la gente, no un apelativo ni un insulto. Pero si no quieres que te llame así no lo haré, tranquilo- cerró los ojos- Por cierto- tiró un poco del brazo- ¿quieres mi brazo para algún fin en especial?- preguntó con normalidad- Porque si lo necesitas te lo puedo prestar. Con la condición de que me lo devuelvas, claro está- le sacó la punta de la lengua de forma juguetona, sonriendo levemente. Se lo quedó mirando unos segundos más, fijando de nuevo sus ojos en los de él, y acabó asintiendo con la cabeza, como dando algo por sentado- ¿Sabes? Llevo un rato pensándolo... tienes unos ojos algo pequeños, aunque el color es bonito. Siempre me han gustado los ojos azules. Me parecen claros y limpios, como el cielo, y son fáciles de leer, como si fuesen los ojos más transparentes que hay. Me gustan tus ojos- sentenció al final.
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Mar Ago 04, 2009 12:28 am

    Cuando termine de decirle que no me llamara como me acababa de llamar Catrina suspiro, de una forma que me fastidio un poco, e inmediatamente me replico con que lo que le había dicho no era relevante para que no me llamara de esa forma y puso como ejemplo que su padre la llamaría pequeña tuviese la edad que fuera. El típico ejemplo que se solía dar, pero la situación no era la misma, era normal que un familiar te considerara su pequeño de por vida porque te gustara o no siempre lo ibas a ser.

    -Siento decirte que es normal que tu padre te vaya a llamar “pequeña” tengas la edad que tengas, eres su hija y para el siempre vas a ser su “pequeña”-respondí tras un suspiro.

    También me dijo que no era ningún insulto sino una forma cariñosa de llamar a la gente, no pude evitar poner cara de asco al oír eso. Nunca me había gustado que me trataran de forma cariñosa.

    -Se que no es ningún insulto, pero aún así no me gusta-me detuve unos segundos-Ese tipo de cosas no van conmigo.

    Sonreí al oír que no me llamaría de esa forma, sabía que la forma en que se lo había dicho no era la más correcta, pero es que me había molestado bastante.

    -Por cierto- tiró un poco del brazo, a lo que me percate de que aun lo tenía cogido- ¿quieres mi brazo para algún fin en especial? Porque si lo necesitas te lo puedo prestar. Con la condición de que me lo devuelvas, claro está.

    Rápidamente le solté el brazo y desvié la cara hacia un lado, porque no me había dado cuenta de que aun la tenia sujeta. Volví la cara para mirarle, estuve durante unos segundos en silencio, en los cuales supuse que no la había soltado porque se me había olvidado por el enfado.

    -No necesito para nada tu brazo, al menos que yo sepa-dirigí la mirada un momento hacia el brazo y después la mire de nuevo a la cara-Pero si algún día necesito uno vendré a pedírtelo-bromeé.

    Poco después de que me mencionara lo del brazo me fije que me miraba muy fijamente, así que le mantuve la mirada hasta que asintió con la cabeza. Entonces menciono mis ojos, hablo de su forma y de su color más de lo que podían transmitir, lo cual sentencio diciendo que le gustaban. Mucha gente me había dicho lo mismo que les gustaba mis ojos, que tenían un color precioso y muchas cosas más, a mí todo eso me daba bastante igual. No es que no me gustaran, era más bien que prefería no sentirme orgulloso de nada que tuviera que ver con mi físico, porque eso equivalía a comportarme como esos estúpidos que se creían más de lo que en verdad eran.

    -Gracias-le agradecí secamente-No eres la primera en decírmelo, aunque posiblemente seas de las pocas que me lo ha dicho con sinceridad-sonreí ligeramente-Puede que ahora mismo te este pareciendo un tanto seco, pero no me apasiona que me alaguen y menos por el físico. No me considero uno de esos que se cree el mejor solo porque le alagan un poco-bufe-Los tuyos también lo son-agregué mirándole a los ojos fijamente durante unos segundos antes de dirigir la mirada hacia otro lugar, normalmente no solía decir esas cosas porque no iban conmigo pero tuve la necesidad de decírselo.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Mar Ago 04, 2009 1:16 am

    -Sieeempre es un consuelo saber que mi brazo va a ocupar tus pensamientos en primer lugar cuando necesites uno. Pero quiero un seguro para posibles daños y/o perjuicios, que conste, así que vete preparándola- le siguió con la broma.

    Le había hecho mucha gracia la forma tan apresurada en la que le había soltado el brazo, porque era evidente que no se había acordado de que la tenía sujeta. Incluso había girado la cara en otra dirección, aunque no creyó que fuese por vergüenza. No se veía a Damon sonrojándose por una nimiedad como esa, aunque no podía negar que se le hubiese hecho realmente graciosa la situación; pero casi mejor que no, porque se conocía lo suficiente como para saber que se habría acabado riendo y eso no le habría sentado nada bien a su nuevo amigo.

    Fue un poco seco al agradecerle el comentario, pero bueno, lo raro sería que se le hubiese echado encima en un impulso amoroso, así que no se inmutó lo más mínimo. Damon era así. No podía pedirle más ni menos de lo que era. No le extrañó tampoco que la gente hubiese observado lo mismo, aunque no creía haber sido la única. Seguramente más personas se lo habían dicho de verdad pero Damon no había querido verlo, o saberlo.

    -Puede que ahora mismo te este pareciendo un tanto seco, pero no me apasiona que me halaguen y menos por el físico. No me considero uno de esos que se cree el mejor solo porque le halagan un poco. Los tuyos también lo son- añadió, mirándola a los ojos, apartando los suyos en otra dirección en cuanto las palabras hubieron salido de sus labios.

    Catrina parpadeó un par de veces y luego sonrió.

    -¿Sabes? Si no fueses tú te diría que no hace falta que me devuelvas el cumplido, que no tienes porqué mostrar una falsa cortesía conmigo. Pero dudo que Damon Agger sea cortés con alguien porque sí- soltó una pequeña risilla- Por cierto. Me parece mejor que no le hagas caso a lo que te dicen sobre tu físico. No me gustaría que fueses un creído, no los soporto. Siempre me ha parecido un asco que la belleza abra puertas que deberían ser facilitadas por la inteligencia o la habilidad- alzó los hombros- Así que prefiero que no te lo creas. Aunque la verdad es que eres guapo- comentó como si nada- O a mí me lo pareces, al menos. Y seguramente a más de una también, aunque... teniendo en cuenta lo que me gusta a mí, quizás no. Como siempre dice Red, para gustos colores. Oh, y gracias por decir que mis ojos te parecen bonitos- sonrió- A mí también me gustan, aunque me esté mal decirlo. Junto con mi pelo es lo que más me gusta de mí. Lo demás es todo horriblemente vulgar- bromeó.
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Mar Ago 04, 2009 8:43 am

    -No sé por qué debería preparar un seguro para tu brazo, tampoco es que lo vaya a usar por el momento-comenté tranquilamente-Y aunque lo usara mucho, hacer el seguro solo al brazo quizás no me saldría muy a cuenta-bromeé con un sonrisa divertida.

    Aunque bromeaba sobre el asunto, en verdad tampoco era para tomárselo del todo a broma, porque sabía perfectamente que había más de una persona que me tenía envidia igual que también sabía o mejor dicho intuía que tenía un pequeño club de fans. Con lo que seguramente el mayor peligro para el brazo de Catrina o quizás para ella misma eran esas supuestas fans, bufe al pensar en lo que podrían llegar a hacer ese grupo de locas, porque eso es lo que eran un grupito de locas que simplemente sabían molestar. Esa era una de las razones por la que había preferido que los encuentros con Katherin fueran pocos y en lugares solitarios, sabía cómo era y no me hacía ninguna gracia que le hicieran la vida imposible por mi culpa. Preocuparme por Catrina por este tipo de cosa en parte era un poco una pérdida de tiempo, no porque me pudiera preocupar, sino más bien por su forma de ser. Sabía que quizás le podría afectar un poco lo que esas locas le dijeran o hicieran, pero ella era más fuerte que mi hermana y llevaría mucho mejor la situación.

    -La verdad es que suelo ser descortés-le respondí a su comentario con seriedad-y no lo digo por como soy, sino más bien porque como bien has dicho antes a la gente no le gusta que les digan las cosas tal y como son. Así que la mayoría de veces se suelen molestar por mis comentarios-expliqué mirándola-Pero tampoco es algo que me preocupe sinceramente-me encogí de hombros.

    Parecía que coincidíamos en algo más, tenía mucha razón en que no era nada justo que porque fueras guapo tuvieras más facilidades que una persona que realmente lo valía por su inteligencia o habilidad, aunque supuse que quizás eso influía mas en el mundo muggle que no en el mundo mágico. En este último si no eras habilidoso al menos con los hechizos o haciendo pociones no tenías muchas posibilidades de encontrar un puesto respetable, a excepción de los trabajos donde el físico era más utilizado.

    -Así que prefiero que no te lo creas. Aunque la verdad es que eres guapo. O a mí me lo pareces, al menos. Y seguramente a más de una también, aunque... teniendo en cuenta lo que me gusta a mí, quizás no. -comentó como si nada y con una sonrisa al final.

    Más rara no podía ser, sonreí, si fuera otro tipo de persona le diría que acababa de ser un poco contradictoria porque si a alguien le pides que no sea creída no le puedes decir que es guapa, eso solo hace que se lo crea más. Por suerte a mí eso me daba bastante igual, eran cosas que sabía perfectamente y que solo hacían que fastidiarme un poco. Ser guapo no tenía nada de bueno, aunque con creídos de turno pensaran que sí, simplemente porque así podían tener a cualquier chica que se propusieran.

    -No te equivocas, más de una piensa igual que tu sobre que soy guapo-bufe con exasperación-Y sinceramente es un tanto agobiante, que te persigan y no te dejen vivir estresa bastante, aparte de que hace que te ganes el odio de otros por tener más éxito.

    A parte de ese comentario también me agradeció que me parecieran bonitos sus ojos, algo que a ella le gustaba de sí misma igual que su cabello, aunque luego también menciono que lo demás en ella era horriblemente vulgar. Me la quede mirando con detenimiento para poder evaluarla, tras observarla durante un par de minutos llegue a la conclusión de que exageraba un poco con lo que acababa de decir.

    -Pues para ser horriblemente vulgar opino que eres mucho mejor que otras chicas que se creen divas-solté alzando una ceja-Además de que no deberías de ser tan critica contigo misma, porque seguro que alguna vez te han halagado y no me refiero ni a tu padre ni tus amigos-sonreí-Ser rara, no equivale que no puedas tener éxito con el sexo opuesto-segundos después de que soltara eso me percate de que había dicho una barbaridad que no iba con mi forma de ser, sinceramente Catrina afloraba en mí aspectos que siempre había evitado.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Mar Ago 04, 2009 11:02 pm

    "Es una pena que Damon no se quisiese mostrar a la gente tal como es. Aunque bueno, peor para ellos."

    Esa frase le surcaba constantemente la cabeza mientras lo escuchaba hablar sin interrumpirle, atenta a sus palabras, porque a pesar de sus ya mencionados defectos, a los que se podía añadir esa "falta de cortesía" que acababa de mencionar, se trataba de un buen muchacho. Pero era receloso para con la gente y hasta cierto punto podía entenderlo. A fin de cuentas... ella era igual, y sabía perfectamente que ambos eran de ese tipo de personas a las que se no podía cambiar por nada del mundo, al menos en su gran mayoría.

    Frunció los labios al escuchar que su "popularidad" sólo le hacía pasar malos tragos. Era algo que siempre había supuesto, pero como nunca lo había vivido en carne propia tampoco podía haberlo sabido a ciencia cierta. Le pareció que debía de resultar algo agobiante, y se alegraba de ser alguien que pasaba desapercibida generalmente. No era nada llamativa, y al ser más bien bajita se escabullía entre la gente. Y siendo sincera, lo prefería así.

    Se quedó mirándolo mientras la observaba con cierto ojo crítico. ¿La estaba evaluando? ¿Medía su físico? Alzó una ceja, bastante extrañada, ya que Damon no le parecía de esa clase de chico. A lo mejor era otra pequeña sorpresita que se había guardado bajo la manga y que le estaba mostrando en ese momento.

    -Pues para ser horriblemente vulgar opino que eres mucho mejor que otras chicas que se creen divas. Además de que no deberías de ser tan critica contigo misma, porque seguro que alguna vez te han halagado y no me refiero ni a tu padre ni tus amigos. Ser rara no equivale que no puedas tener éxito con el sexo opuesto.

    -¡Oh! Quiero decir... ¡oh!- se rió un poco, intentando no sonar nerviosa- Pues... te sorprenderá... pero... no tengo recuerdos de piropos ni confesiones. No sé. Creo que eres demasiado optimista, Damon. Si a los chicos le pareces rara generalmente obvian el detalle de que puedas ser mona. No sé. Tampoco es que me lamente. No eres el único que no tiene interés en relaciones de pareja. Y gracias por considerarme mejor que otras chicas- volvió a reír- pero nunca he prestado demasiada atención a mi físico y creo que no tengo intención de hacerlo. Es demasiado cansado e implica caer en los estereotipos de la sociedad en la que vivimos, y la verdad es que no es algo que me atraiga especialmente. No todos podemos estar guapos sin pretenderlo- bromeó, exagerando la frase con un gesto con la mano, para luego echarse a reír- Aún así gracias. Si bien he de reconocer... que se me hace raro que alguien ajeno a mi me diga algo amable sobre mi apariencia.

    Alzó la vista al cielo y captó el vuelo de dos pajarillos que jugueteaban entre ellos, y sonrió, complacida. Se levantó del suelo y alzó las manos en la dirección en la que estaban, observándolos embelesada. Le gustaban mucho los animales. Se posaron sobre la rama del árbol que había tras ellos y se quedó abajo, mirándolos.

    -Qué bonitos. Son cardenales rojos. A mi padre le encantan- rió- Aunque no podemos tener pájaros en casa por culpa de Louise- miró por el suelo, como buscando algo, y al final simplemente volvió a sentarse junto a él- ¿Te gustan los animales?
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Miér Ago 05, 2009 12:35 am

    Catrina se puso a reí cuando empezó a hablar, estaba nerviosa sólo porque le había mencionado que era mejor que otras chicas, si es que en el fondo por rarita que fuera seguía siendo una chica y a la mayoría que las halagaran las ponían nerviosas. Un poco sí que me sorprendió que nunca le hubieran lanzado ningún piropo o se le hubieran condesado, porque sinceramente opinaba que ella se encontraba por encima de la chica normal, pero claro el problema radicaba en su rareza, bufe, siempre era lo mismo guiarnos por la primera impresión y no dar una oportunidad a la persona de dejarse conocer. Reí con ironía, como podía pensar en esas cosas cuando era lo que hacía quizás se debía a que a mí no me importaba estar solo, pero me molestaba… un momento porque me tenía que molestar que ella tuviera que pasar por ello, la acababa de conocer y estábamos comenzando a ser amigos. No por eso tenía que llevar el asunto más allá, no era asunto mío y por lo que parecía a ella no parecía molestarle que no se le hubieran confesado nunca.

    -Si por decir la verdad uno se vuelve optimista entonces creo que empezare a mentir-bromeé con una sonrisa-Las personas nos guiamos por la primera impresión, aunque la mayoría de veces esta es errónea-comenté sabiendo que me tenía que aplicar el cuento, pero en mi caso lo hacía a cosa hecha prefería ser un solitario a tener a malas amistades y pudieran ver cómo era en realidad.

    Sorprendente una chica que no le interesaba tener relaciones de pareja, bien pocas habían como ella, la mayoría estaban locas por echarse novio y saber lo que era sentirse en esa situación. “Patetico.

    -No tienes porque darme las gracias, es lo que pienso y tampoco hay que prestarle mucha atención al físico para tener que estar guapo-solté como si nada-Oh, pero es que no todos pedimos que nos otorguen con belleza-dije irónicamente-Preferiría ser un chico del montón antes que tener que soportar a una jauría de locas, por suerte al tener la personalidad que tengo me ayuda a tenerlas alejadas-finalice con una sonrisa.

    Tras eso Catrina miro hacia el cielo, me la quede observando parecía que había divisado algo en el cielo al alzar la vista vi que eran dos pajarillos. Volví a fijarme en la chica que se había levantado y alzado los brazos en dirección a donde se encontraban los dos pajarillos, parecía una niña pequeña, sonreí con ternura mientras veía que buscaba algo en el suelo y a continuación volvía a sentarse en su sitio. Durante ese proceso me menciono que eran dos cardenales rojos y que a su padre le encantaban, pero que no podían tener pájaros por culpa de su gata. Entonces me pregunto si me gustaban los animales.

    -Me gustan, aunque no tengo ninguna mascota-respondí mirándola a los ojos-Opino que es algo que va más con las chicas, por el simple hecho de que lo suelen disfrutarla más, pero no le diría que no a tener que cuidar alguna por un tiempo.-preferí no mencionarle nada sobre Lito, total el gato era propiedad de mi hermana y además de que eso era un recuerdo importante para mí.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Jue Ago 06, 2009 12:36 am

    Las palabras de Damon no la hicieron sino asentir con la cabeza un par de veces mientras lo escuchaba. Ser alguien del montón tampoco estaba tan mal, desde luego, pero era aburrido. No sabía si confesarle que le gustaba ser rara, diferente a los demás; alguien con tónica propia que no se dejaba ni llevar ni dominar, tampoco amedrentar ni atosigar. Disfrutaba siendo ella misma y siguiendo sus propias decisiones, y no permitiendo que nadie determinase nada por ella. Ni siquiera si estaba bien o mal de físico. Ella no se consideraba gran cosa y no habría nadie vivo en aquel planeta capaz de convencerla de lo contrario.

    Arrancó unas pocas hierbas y empezó a trenzarlas, apoyando la espalda contra el tronco del árbol, esperando la respuesta de Damon, que no tardó demasiado en llegar. Así que le gustaban los animales... pero no tenía mascotas porque era algo... ¿de chicas? Aquel comentario le hizo alzar la mirada y dirigirla hacia el chico, levantando una ceja y soltando una risilla. ¿Porque lo disfrutan más? Se notaba que no había visto a Steven jugando con Louie, revolcándose por el suelo de su casa para ayudarla a cazar ratones. Al recordar la imagen se llevó la mano a la boca para cubrir la risa escandalosa que quería soltar.

    -Bueno, yo no lo veo así del todo- dijo al fin- Me refiero a lo de que disfrutan más. Mi amigo Steven disfruta como un enano jugando con mi gata, y más de una vez ha amenazado con secuestrarla. Una vez acabó tan lleno de pelos que nos pasamos las horas para quitarlos, porque Louie es blanca y llevaba un jersey negro, el muy idiota. Al final se acabó llevando a una de las crías de su primera camada. Estaba tan nervioso que temblaba, y lloriqueó cuando la tuvo en brazos, como si fuese un padre que acaba de recibir a su primer hijo en brazos. Y te aseguro que Steven no es nada femenino- añadió, divertida- No sé, creo que va con la persona el querer o no tener una mascota.

    Siguió jugueteando con la hierba entre los dedos, y de pronto pareció acordarse de algo. Soltó los trocitos y comenzó a rebuscar en el bolso, dando con unas tiras de hilos de colores bastante gruesas. Las tuvo en las manos durante unos segundos, mirándolas, y al final comenzó a trenzarlas. Empezó a tararear una canción suave.

    -Mi amiga Mónica me enseñó a hacer esto. Había olvidado que llevaba unas pocas para hacer en clase cuando me aburro. Es para hacer pulseras, ¿sabes? Los muggles creen que estas cosas dan buena suerte y hacen que la amistad entre la persona que la regala y la regalada dura tantísimo como dure la pulsera, o eso me contó ella cuando me regaló esta- se subió la manga y le mostró una que era verde y violeta- Es duradera, ¿sabes? tiene ya por lo menos cinco años y aún no se ha roto. Mónica dice que es porque está hecha con mucho amor- alzó los hombros- yo sólo sé que es un regalo y que me gusta.

    Estuvo otro tanto en silencio, entretenida con su quehacer, hasta que volvió a alzar la cabeza.

    -Por cierto, ¿cuándo es tu cumpleaños, Damon? Ahora que hablamos de regalos- le sonrió- Yo lo celebro el 31 de diciembre, porque fue el día en que Red me adoptó y me llevó a Londres.
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Jue Ago 06, 2009 1:58 am

    No sé porque me esperaba que me dijera algo por ese estilo respecto al tema de las mascotas, no es que no tuviera razón, era solo que normalmente las chicas disfrutaban mas de ello que los chicos. Aunque siempre había excepciones y también había que tener en cuenta el factor de la edad, porque cuando eres más joven haces cosas que cuando creces no las haces simplemente por no quedar en ridículo o porque no quieres que se rían de ti. El tal Stephen no se qué edad tendría cuando le paso eso de la camiseta, pero supongo que ese chico lo que era la vergüenza o no la conocía o le daba igual, al imaginarme como podía haber quedado tras el pequeño incidente con la gata sonreí porque realmente era una escena bastante comica.

    -Siempre hay excepciones para todo-le solté mientras observaba como jugueteaba con la hierba que había arrancada-No creo que tu amigo fuera un idiota por terminar de esa forma, si tal como dices le encanta tanto jugar con tu gata es normal que no se diera cuenta de lo que hacía ni se acordara de que llevaba un jersey negro y que los gatos pierden mucho pelo. Porque esa es una de las pegas de los gatos que se les cae demasiado el pelo-me detuve unos segundos-En ningún momento he pensado que tu amigo fuera femenino, y que se emocionara tanto no es tan extraño. Has dejado bien claro que ama los gatos.

    Tras estar un buen rato jugueteando con las hierbas Catrina las soltó y fue a buscar algo en su bolso, del cual saco unos hilos de colores. Me explico que su amiga Mónica le había enseñado a hacer pulseras y me enseño una que le había hecho. Entonces me explico que esas pulseras daban buena suerte y hacían que la amistad entre quien la regalaba y quien la recibía durara tanto como la pulsera. “Cosas de chicas” pensé y solté un suspiro. Me parecía un poco estúpido que la amistad se tuviera que considerar por el tiempo que durara una pulsera, de acuerdo que la que ella llevaba había durado cinco años y los que le podían quedar, pero aun así medir una amistad de esa manera, bufe con resignación, aunque sus palabras finales me hicieron sonreír porque al menos ella no parecía tomárselo de la forma que había explicado.

    -Es una buena forma de pasar el rato y de demostrar la amistad-comenté mirando los hilos-Aunque opino que es un tanto estúpido tener que dejar a merced de una pulsera la amistad entre dos personas, pero he de decir que la que llevas es bonita. Tu amiga supo elegir bien los colores de la pulsera, porque combinan contigo-sonreí mientras la veía como trabajaba en la pulsera que estaba haciendo-¿Tienes pensado regalársela a alguien?-le pregunte señalando los hilos.

    Durante un rato estuvimos en silencio, Catrina se había quedado callada y se dedicaba a su quehacer, mientras tanto me dedique a observarla como se dedicaba a ello hasta que me pregunto por mi cumpleaños y me dijo cuando celebraba el suyo.

    -El último día del año, bien día para celebrar un cumpleaños-comente sonriendo-Mi cumpleaños es el 9 de enero, un poco después del tuyo, para ser exactos nueve días después.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Vie Ago 07, 2009 12:10 am

    Alzó los hombros cuando Damon le comentó que había excepciones para todo. Lo sabía perfectamente, ella era una clara muestra con su peculiaridad, pero no podía darle la razón con respecto a lo que de que Steven no fuese tan idiota. Las cosas que eran indudables... eran indudables, y el chico siempre había tenido cierta tendencia a realizar actos irresponsables y cabeza huecas que luego siempre, tarde o temprano, le acarreaban alguna consecuencia mayor o menor.

    La estuvo observando en silencio mientras trenzaba los hilos de la futura pulsera con paciencia. Aquella le estaba saliendo bastante rápida y bien hecha, no se le habían enredado ni anudado ni nada por el estilo, y estaba quedándole muy lisa y bonita. Había cogido dos tonos diferentes de azul, uno más oscuro que el otro, y le gustaba la armonía entre ambos. No es que fuese demasiado hábil a la hora de seleccionar colores pero le parecía que esa le estaba quedando bien.

    -Es una buena forma de pasar el rato y de demostrar la amistad. Aunque opino que es un tanto estúpido tener que dejar a merced de una pulsera la amistad entre dos personas, pero he de decir que la que llevas es bonita. Tu amiga supo elegir bien los colores de la pulsera, porque combinan contigo.

    -Entonces me parece que opinamos lo mismo sobre la validez de estas cosas- rió- Mónica es buena con estas cosas. A mi el mezclar colores se me da fatal, y generalmente mis creaciones son bastante horteras. Ella dice que es porque mi personalidad es llamativa- alzó los hombros- pero Mónica también es propensa a decir muchas chorradas, así que no suelo hacerle demasiado caso cuando dice cosas así. Pero gracias de nuevo. No haces más que alabarme, Damon- sonrió- estás siendo demasiado amable conmigo. Como pasemos al siguiente grado me voy a asustar- bromeó.

    -¿Tienes pensado regalársela a alguien?

    Soltó una risilla y se llevó un dedo a los labios, guiñándole el ojo. Luego siguió a lo suyo mientras le respondía a su última pregunta. Así que el 9 de enero...

    -A mí también me parece que el 31 es una buena fecha. Generalmente Red monta un fiestorro en mi casa, invita a su ligue del mes, a Rosemarie, a Steven y a Mónica y nos pasamos toda la noche bebiendo, bailando y esas cosas. Es divertido- sonrió con calidez- ¡Voilá!- hizo un par de nudos y ajustó un poco más los hilos y sonrió, satisfecha- Ahora cierra los ojos.

    Esperó a que el chico le hubiese hecho caso y le cogió de la mano. Era bastante más grande que la suya. Deslizó un poco hacia arriba las mangas de la ropa que llevaba y le colocó la pulsera. Suspiró aliviada al ver que la había hecho del tamaño adecuado, había sido arriesgado porque la había hecho a ojo, prácticamente. Le giró el brazo y la anudó con fuerza, dándole la vuelta de nuevo y sonriendo.

    -Ale, ya puedes abrir los ojos, caballero- le dio un golpecito en el dorso de la mano, satisfecha- Considéralo un regalo atrasado de cumpleaños. O adelantado, como quieras. Y como ninguno de los dos creemos en eso de que la amistad dura lo que la pulsera, podemos estar tranquilos - bromeó- Aunque si no la quieres sólo tienes que decírmelo y me la quedo- dijo con sinceridad- No me molestará en absoluto. A fin de cuentas acabamos de conocernos y eso...
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Vie Ago 07, 2009 1:42 am

    Mientras seguía haciendo la pulsera me contó que su amiga Mónica era buena haciendo esas cosas y que solía decir muchas chorradas, con lo que no le hacía mucho caso; sinceramente no sabía si pensar que los semejantes se atraían o que la rareza se pegaba, porque por la forma en que me había hablado de sus amigos se notaba que muy normales no eran pero buenas personas sí que lo parecían, al menos por como ella los definía. Sonreí cuando dijo que opinábamos del mismo modo, al final debería admitir aunque no me llegara hacer mucha gracia que daba igual que vivieras entre mago o entre muggles y de qué origen procedieras, porque se podía llegar a pensar igual.

    -No haces más que alabarme, Damon, estás siendo demasiado amable conmigo. Como pasemos al siguiente grado me voy a asustar.

    La mire con seriedad, acaso tenía algo de malo que la alabara y que fuera amable con ella. Pensaba que debía serlo con la gente que me caía bien, pero parecía que le incomodaba o a saber qué otra cosa era el motivo por lo que me lo decía. A lo último que dijo levante una ceja, no sabía muy bien a que se quería referir con eso pero fuera lo que fuera no le di mucha importancia porque lo dijo con un tono de broma.

    -Si prefieres me dedico a criticarte y meterme contigo-solté en broma-Aunque sería una pena porque sinceramente me caes muy bien.

    Cuando le pregunte por si tenía pensado regalársela a alguien simplemente soltó una risilla, se llevo un dedo a los labios y me guiño el ojo, me recorrió un ligero escalofrío por la espalda, no sabía que estaba tramando pero no me daba muy buena espina.

    Su padre sinceramente debía ser una cabeza loca montar fiestas de ese tipo, por mucho que fuera fin de año, no lo veía lo más adecuado pero cada uno hacia lo que mejor creía para sus hijos y estos no verían mal lo que hacían sus padres por ellos, suspire tras pensar eso ultimo.

    Al terminar de hablarme de sus padre y lo que hacían para su cumpleaños me pidió que cerrara los ojos, ahí venia lo que estuviera tramando dude durante unos segundos que hacer pero opte por cerrar los ojos. Note como cogía una de mis manos y al momento que me levantaba la manga de la túnica, mientras hacía eso note un cosquilleo por la zona de la muñeca, supuse que me debía de estar poniendo la pulsera que acababa de hacer. En cuanto termine de notar el roce por el movimiento de la pulsera Catrina me dio un golpecito en la mano y me dijo que podía abrir los ojos. Los abrí lentamente y me fije en la pulsera que me acababa de poner, me gustaba y los colores también, azul, sonreí. Me dijo que lo considerara un regalo de cumpleaños atrasado o adelantado, volví a sonreír por el comentario; también me dijo que si no la quería solo tenía que decírselo, la mire a los ojos y después a la pulsera, porque no iba a querer quedármela era un regalo y estaba mal despreciarlo.

    -Gracias por la pulsera y la considero mejor como regalo atrasado-le agradecí con una sonrisa-Y de regalo adelantado nada, o es que para esas fechas no nos vamos a ver o dejaremos de conocernos-bromeé mirándole-Claro que la quiero, nunca le voy a decir que no a un regalo que me dan con franqueza. Aunque nos acabemos de conocer, porque opino que la amistad no se mide simplemente por el tiempo que conoces a la persona-me detuve un momento-Así que no tienes porque a volver a decir nada parecido, nos caemos bien mutuamente y somos amigos, que con el tiempo seguro que aun lo seremos más-le sonreí con franqueza, tras haberle dado un ligero golpe con los dedos en la frente.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Vie Ago 07, 2009 11:33 pm

    -Si prefieres me dedico a criticarte y meterme contigo. Aunque sería una pena porque sinceramente me caes muy bien.

    -Temo que si haces algo así nos veamos sumergidos en un bucle eteeeeeerno en el que nos meteríamos uno con el otro hasta el final de los tiempos. Y no creo que te apetezca eso- rió- A mí la verdad es que no, porque tú también me caes bastante bien y no me gusta meterme con las personas a las que aprecio.

    Le sacó la lengua y se rascó la nuca cuando le dio las gracias y le dijo que prefería considerarla como regalo atrasado, ya que parecía tener pretensiones de que siguiesen siendo amigos para su próximo cumpleaños. La idea la animó. Le gustaba hacer regalos a mano, aunque no siempre le salían bien, pero pensaba que una cosa hecha con el corazón valía más que algo que costase una fortuna en metálico.

    -Claro que la quiero- prosiguió- nunca le voy a decir que no a un regalo que me dan con franqueza. Aunque nos acabemos de conocer, porque opino que la amistad no se mide simplemente por el tiempo que conoces a la persona. Así que no tienes porque a volver a decir nada parecido, nos caemos bien mutuamente y somos amigos, que con el tiempo seguro que aun lo seremos más.

    -Auch.

    Se frotó un poco la frente donde había recibido un golpe con los dedos por parte de Damon y sonrió. Eso debía de ser para él como para ella el acariciar la cabeza, así que le parecía bien. Se puso de rodillas y con los brazos en jarra, mirándolo desde aquella altura y alzando el mentón.

    -Muy bien, señor Agger. Pues entonces espero que esté mentalizado para recibir el acoso gratuito de una chica rara como yo. Le aseguro que no serán todo charlas apacibles y momentos felices, porque, como habrá podido comprobar, voy bastante imprevisible. Así que le aconsejo que se haga a todo y que Dios le coja confesado- bromeó- Del mismo modo, espero que usted pueda seguir sorprendiéndome durante todo este tiempo.

    Al final soltó una carcajada y se volvió a sentar frente a él, sonriendo apacible, como siempre.

    -Aunque tendré que ingeniármelas para poder verme contigo sin ser acosados por tus faaans- movió los brazos haciendo ondas hacia el lado- o sin que ellas me acosen a mí. Pero bah- alzó los hombros- no es la primera vez que me enfrento a hostiles, así que no hay de qué preocuparse realmente- le levantó el pulgar- ¡Seremos la resistencia!
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Dom Ago 09, 2009 3:10 pm

    -¡Oh! Así que un bucle eterno-me hice el sorprendido-Pues la verdad es que…-hacía como que me lo pensaba-ahora mismo no me apetece meterme un bucle eterno, porque perdería mucho tiempo para nada.

    Cuando le di el golpecito en la frente se quejo, me la quede mirando con una ceja alzada porque sabía que no le había dado con fuerza como para quejarse por ello. Poco después se puso de rodillas con los brazos en jarras mirándome y alzando el mentón. Entonces me llamo señor Agger y que estuviera preparado para recibir acoso gratuito de ella, suerte que se había llamado rara porque realmente en ese momento se estaba comportando más rara de lo normal.

    Sobre las charlas me parecía bien que no todas fueran apacibles y con momentos felices, no me gustaba del todo la monotonía y que ella fuera imprevisible pues no era algo malo, tampoco es que ella fuera la única que lo fuera, sonreí. Para finalizar con eso me comento que esperaba que le pudiera seguir sorprendiendo, con que sorprenderla pues no es que fuera algo fácil simplemente actuaba como era, nunca se me había pasado por la cabeza que ser como era pudiera sorprender a las personas. Para terminar soltó una carcajada, su bromita o lo que hubiera sido eso no es que fuera del todo gracioso, pero ya pensaría en alguna forma de devolvérselo, entonces volvió a sentarse.

    -Creía que preferías llamarme por mi nombre que no por mi apellido, señorita Rowe-le solté con seriedad, pero en el fondo bromeando-Acoso gratuito-me quede pensativo-[colo=cyan]Eso suena muy bien[/color]-sonreí con picardía-No todo tiene que ser siempre igual, ¿no?-le cuestione-Y a lo de sorprenderte que tal algo así-acerque mi cara a la de ella sin pensar quedándome a escasos milímetros, estuvimos así durante unos segundos hasta que me di cuenta de lo que acababa de hacer y me aparte bruscamente-Estúpido-me insulte a mi mismo en un murmullo muy molesto.

    Necesite unos minutos para que el enfado se me pasara, lo que acababa de hacer no era algo que hiciera ni consciente ni inconsciente, por lo que cuando me di cuenta me moleste mucho conmigo mismo. Estaba claro que no tenía pensado hacer nada, pero aún así siempre había mantenido una cierta distancia con todo el mundo incluso con Katherin la tenía. Por eso y otras razones esa acción me había molestado, pero no por eso iba a pagarlo con Catrina porque ella no tenía la culpa y por eso decidí mantenerme callado.

    Al rato de que por fin me calmara Lowe comento que tendría que ingeniárselas para poder verse conmigo sin que mis fans nos acosaran, al decirlo había movido los brazos haciendo ondas, sabía que el asunto no se lo tomaba en serio y me pareció perfecto porque tampoco es que fuera algo para tomárselo seriamente, total “mis fans” como ella decía solían mantener la distancia y sabían que si intentaban acercarse podrían terminar recibiendo más de un comentario que no les gustara. El tema de que la acosaran era otro cantar, pero dejo bien claro que había que preocuparse por ello tampoco lo hubiera hecho sabía perfectamente que ella solita se las podría apañar bien.

    -No creo que nos acosen cuando nos vean juntos, saben perfectamente al menos las que se me han acercado que no van a conseguir nada bueno-le sonreí-Y me alegro que no haya que preocuparse por ti, aunque si se exceden házmelo saber no me haría ninguna gracia que porque seas mi amiga esas se pasen contigo-le comenté, pues sabía que a veces las fans eran capaces de hacer barbaridades en contra de otras personas-Nada de resistencia que no estamos ningún tipo de lucha y tampoco me gusta meterme en ese tipo de cosas-agregué por su último comentario.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Dom Ago 09, 2009 9:24 pm

    -Creía que preferías llamarme por mi nombre que no por mi apellido, señorita Lowe- le sacó la lengua, divertida- Acoso gratuito. Eso suena muy bien.

    -Gracias, señor Agger, porque tendrá que acostumbrarse- dijo riendo.

    La sonrisa que le dedicó después fue diferente a las que le había visto hasta el momento, había cierto toque de picardía que la desconcertó un poco, pero tampoco le dio mayor importancia. Si sabía reírse y hacer bromas, estaba claro que podía sonreír de cualquiera de las maneras.

    -No todo tiene que ser siempre igual, ¿no?

    -Ciertamente cierto- afirmó con rotundidad.

    -Y a lo de sorprenderte que tal algo así.

    Acercó su cara a la de ella, dejándola a escasos milímetros. Podía sentir su respiración, cálida, su aliento, que olía a algo así como menta, y se mezclaba con su fragancia propia, que estaba matizada con algo de colonia. Catrina parpadeó y se quedó mirándolo fijamente, como tenía por costumbre. Sí, había sido una sorpresa porque nunca lo habría imaginado haciendo algo semejante, pero el impacto no fue mayor que eso, ya que ella era mucho peor con respecto a lo que era ser impredecible. Una vez había besado a Steven en los labios por que sí y en medio de la calle. Acercarle la cara y quedarse quieto, delante suya, no era nada malo.

    Le pareció que se enfurruñaba de pronto y apartaba el rostro. Incluso le pareció escuchar que murmuraba algo. Luego estuvo callado durante bastante rato. ¿Se habría enfadado por algo? Intentó buscar su mirada pero no consiguió enfocar sus ojos directamente, de modo que alzó los hombros y se quedó allí, quieta, esperando a que él decidiese responderle a lo que acababa de decir.

    -No creo que nos acosen cuando nos vean juntos, saben perfectamente al menos las que se me han acercado que no van a conseguir nada bueno- ver su sonrisa la tranquilizó, porque significaba, al menos para ella, que se le había pasado esa extraña ofuscación- Y me alegro que no haya que preocuparse por ti, aunque si se exceden házmelo saber no me haría ninguna gracia que porque seas mi amiga esas se pasen contigo.

    -No te preocupes por eso- hizo un gesto con la mano- esas tipas me dan igual, en serio. Son como las idiotas que se meten conmigo por ser rara- alzó los hombros- yo a esas... bueno, me ahorraré los comentarios obscenos, pero te puedes hacer una idea de lo muchísimo que paso de la gente así. Si les molesta que sea tu amiga es su problema, no el mío. Yo estoy muy tranquila con mi conciencia y ellas no son nadie para molestarme- sentenció muy tranquila.

    -Nada de resistencia que no estamos ningún tipo de lucha y tampoco me gusta meterme en ese tipo de cosas.

    -Jo, que rollo- suspiró- Nada, nunca podré montar una rebelión a este paso- bromeó- Me moriré sin ser capaz de imitar a una de mis ídolos. Ains... qué vida esta- soltó una risilla después- De todos modos, era coña, Damon. Lo de la Resistencia. Simplemente quería decirte que aguantaré lo que se me venga encima- cerró los ojos- no te preocupes por mí. Preocúpate más por ti y tus cosas, no vaya a ser que empiecen a robarte ropa de tu cuarto o algo así... lo cual ya sería bastante enfermizo- añadió completamente en serio.
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Dom Ago 09, 2009 11:31 pm

    Volvió a decirme que no me preocupara que esas chicas le daban igual y que eran unas estúpidas como las que se metían con ella, si cualquiera que se metiera con alguien que era buena persona se merecía que le llamaran estúpido, porque realmente lo era y simplemente se metía con el resto para evadir sus propios defectos o asuntos que no quería tratar. Cuando me dijo que se ahorraba los comentarios obscenos y que me podía hacer una idea, preferí no hacérmela después de todo las peleas entre chicas prefería evitarlas, porque era un espectáculo que no proporcionaba nada divertido aunque muchos chicos pensaran lo contrario.

    -Me suponía que te darían igual y también me imagino que te las sabes apañar tu sola, pero aun así para cualquier cosa que pueda sucederte sea con ellas como de cualquier otro asunto házmelo saber, ¿de acuerdo?-le dije muy seriamente-No me gustaría verte mal-la mire seriamente y sin apartar la vista de ella.

    Al decirle que nada de resistencia se quejo con un suspiro y bromeo que no podría montar una rebelión a ese paso, que me hubiera negado no quería decir que no la pudiera montar con otras personas. Así que lo de la resistencia era coña pues menuda bromita tuvo que hacer, pero bueno ella era así no se le podía hacer nada supongo. Y otra vez con que no me preocupara por ella era insistente con el asuntito, suspire. Que me preocupara por mis cosas esas desde siempre han estado bien resguardadas y protegidas de todas las formas, así que no tenía que preocuparme por ellas y de mí tampoco me tenía que preocupar porque no se me acercaban.

    -Por mucho que sea broma o no, siempre puedes montar una resistencia con otras personas y si no siempre se lo puedes pedir a tus amigos que seguro que aceptarían encantados-le sonreí al comentarlo, pero entonces mi expresión cambio-Escúchame bien porque no te lo pienso repetir-la cogí de las muñecas y me la acerque-No me vuelvas a decir que no me preocupe por ti de acuerdo, porque si quiero me preocupo te guste o no, y resulta que me preocupas porque la gente es muy mala y suele hacer mucho daño, además de que hay veces que uno solo no puede solucionar esas cosas y necesita alguien a su lado. Así que no me vengas con que no me preocupe por ti-le medio grite molesto y sin soltarle las muñecas-Y por mí y mis cosas puedes estar tranquila porque a mis cosas no pueden acceder de ninguna de las maneras, por algo se me dan de maravilla todos los hechizos; y a mí ni se me acercan porque saben que no conseguirán nada bueno, sino que saldrán mal parados-finalice con el ceño fruncido.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Lun Ago 10, 2009 12:57 am

    Sonrió, enternecida, al ver la insistencia de Damon en que le comunicase si le sucedía algún tipo de percance al respecto con esas chicas en particular, y lanzó un suspiro. Era increíble lo bien que habían conectado para ser su primera charla. Red siempre le había dicho que con todas las personas no se guardaba la misma relación, que hay gente con la que tardas en arrancar y personas que nada más decir un simple "hola" sabes que va a ser especial para el resto de vida. Y Damon sin duda lo era, porque era su primer amigo en Hogwarts.

    -Por mucho que sea broma o no, siempre puedes montar una resistencia con otras personas y si no siempre se lo puedes pedir a tus amigos que seguro que aceptarían encantados.

    -¿Steven y Mónica? Si por ellos fuese ya se habrían colado en el colegio hacía mil años- rió- y lo de montar la resistencia no te puedes ni imaginar. Si casi la tengo formada ya fuera de aquí- suspiró de nuevo y volvió a juguetear con las hierbecillas que había entre ambos.

    -Escúchame bien porque no te lo pienso repetir.

    Catrina alzó los ojos y los centró en él, que le cogía de las muñecas y la acercaba. Aquello la intrigó un poco y se volvió a poner algo nerviosa. ¿Iba a decirle algo que no le diría normalmente. Señor... a saber que era. En su cabecita comenzaron a hilarse pensamientos cada vez más disparatados, hasta que la voz de Damon la trajo de nuevo al mundo, tan serena como siempre.

    -No me vuelvas a decir que no me preocupe por ti de acuerdo, porque si quiero me preocupo te guste o no, y resulta que me preocupas porque la gente es muy mala y suele hacer mucho daño, además de que hay veces que uno solo no puede solucionar esas cosas y necesita alguien a su lado. Así que no me vengas con que no me preocupe por ti- cada vez le apretaba un poco más el agarre, pero no era capaz de cerrar los párpados ni de apartar la vista de él. Algo cálido le había explotado dentro y expandido como un torrente tranquilo y cosquilleante por todo su cuerpo.

    Al resto de su discursito casi no le hizo caso. En ese momento consiguió agachar la cabeza y centrarla en sus manos, sujetas por las de él. Volvió a pensar que eran grandes, mucho más que las suyas, pero no eran feas en absoluto, y eso que pocas manos le gustaban. Por el momento sólo las de Steven, largas y bonitas.

    Estaba tan nerviosa que la cabeza le iba a estallar. Estúpida susceptibilidad que no paraba de atormentarla esa tarde. Por suerte no se notaba las mejillas calientes, porque ya habría sido la repanocha aquello. Seguramente ni frente a una confesión de amor se pondría tan... así. Sabría afrontarlo con mejor cara, porque era algo que ni buscaba ni quería. O al menos eso pensaba, porque tanto tiempo creyendo que no le hacían falta amigos... y ahora hacía uno que se preocupaba por ella y no sabía cómo reaccionar.

    "Menuda estás hecha, Catty."

    Inspiró y alzó la cabeza, soltando el aire. Sentía el calor de las manos de Damon rodeándole las muñecas.

    -Te agradecería que no volvieses a decirlo, la verdad- bajó el rostro y lo miró, algo vacilante esta vez- estas cosas me dan una vergüenza horrible- susurró- Escucha no es… verás mi padre es muy… protector y mis amigos también lo son. Estoy acostumbrada a que ellos quieran protegerme de todo, porque ya te he dicho, desde pequeña se meten conmigo por ser rara y otros motivos que no vienen al caso. La… cuestión… es que no estoy acostumbrada, por otro lado… a que… a que gente ajena a lo que considero mi grupo familiar se moleste tanto por mí… Y es… vergonzoso… porque… siempre… quiero ir… quiero ser capaz de sobreponerme a la gente, de pasar de las personas y no verme influida y al final…- se rió, nerviosa- vienes tú, me dices que quieres preocuparte por mí cuando hace nada que nos conocemos y haces todo eso que no me espero de nadie. Es… extraño para mí… Aquí me he las he apañado sola desde que entré, porque he aprendido de la gente que me quiere a ser capaz de defenderme. Y de buenas a primeras…- suspiró- Bueno. Creo que ya te has hecho a la idea…

    Al final había acabado por sonrojarse. Movió la cabeza y centró los ojos de nuevo en sus manos, sujetas aún por Damon. Menudo día que llevaba.

    -Damon. ¿Seguro que no quieres mi brazo en crédito? Porque ahora no sólo me has pillado el otro sino que encima por las muñecas- bromeó sin mirarle, sonriendo.

    Se soltó de él con suavidad y se acarició la piel con cuidado. Volvió a suspirar y se adelantó un poco, rozando suavemente su frente con la de él, que luego besó, todavía algo roja.

    -Tampoco te creas que voy a repetir esto yo…- murmuró, girando el rostro en otra dirección- Pero gracias por querer cuidar de mí… Del mismo modo, si necesitas alguna técnica para quitarte subnormales de encima no dudes en llamarme, que soy chiquita pero soy de las que se quitan idiotas encima a plumazo limpio- volvió a bromear de nuevo, sacando esta vez la lengua y consiguiendo mirarle.

    Inspiró y expiró varias veces y se calmó.

    -Vale. Aquí no ha pasado nada. Estos últimos segundos de nuestra vida no han existido, ¿de acuerdo? - rió- Sigamos con nuestras conversaciones triviales sobre el tiempo o nosotros mismos. Uhm… ¿te gustan los dulces?- preguntó, riéndose- Yo soy bastante problemática en ese aspecto... porque... si como muchos me vuelvo hiperactiva- parpadeó- más todavía. Y la bebida también es un problema, porque si me emborracho me pongo muy violenta- soltó otra carcajada, como si de verdad fuese algo divertido- Pero bueno, bebo poco o menos, así que por eso no tendrías que preocuparte demasiado.
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Lun Ago 10, 2009 3:22 pm

    Mientras le soltaba a Catrina que no me volviera a decir que no me preocupara por ella y el resto del discursito hubo un momento en el que ella agacho la cabeza, sabía que estaba siendo demasiado rudo con mis acciones y palabras, pero me molestaba que me dijera esas palabras. Era cierto que nos acabábamos de conocer pero eso no era razón para que no me pudiera preocupar por ella porque era… mi amiga… no, no era solo eso era algo más que ni yo mismo sabía bien, pero de lo que estaba seguro es de que era alguien especial para mí.

    Al rato volvió a alzar la cabeza para decirme que no se lo volviera a decir porque esas cosas le daban vergüenza, mientras volvía a bajar el rostro y lo de la vergüenza lo decía en un susurro; por mucho que le diera vergüenza volvería a decírselo si volvía a salirme con que no me preocupara por ella, porque desde siempre he hecho lo que he creído que debía hacer y en esta situación sabía que eso es lo que tenía que hacer. Me conto que su padre y sus amigos eran muy protectores y que estaba acostumbrada a ello, porque lo hacían desde que ella era muy pequeña por el hecho de que se metían con ella; también que no estaba acostumbrada a que personas ajenas a su grupo familiar se preocuparan. Eso último me molesto porque estaba claro que no pertenecía a ese grupo, pero se suponía que éramos amigos, aunque la respuesta a eso quedo clara poco después el hecho de que nos acabaros de conocer influenciaba en el asunto, algo que en mi opinión era estúpido, ciertamente nos acabábamos de conocer eso no lo iba a negar, pero seguía sin ser una razón de peso para que no pudiera actuar como alguien cercano a ella.

    -El que lo vuelva a decir o no, no depende de mí-solté mirándola con seriedad-No lo veo justo, el que no pueda tener el mismo privilegio que tus amigos sólo porque nos acabamos de conocer-dije frunciendo el ceño-Y comprendo que quieras pasar de la gente, pero a veces…-la acerque hacia mí y la abrace-no está demás tener alguien en quien confiar y que estará a tu lado para lo que sea-le susurre al oído, antes de separarla lentamente y volviéndole a coger de las muñecas-En ningún momento he dicho que no te puedas defender tu sola, se que puedes hacerlo, es algo que todos deberíamos saber hacer; pero el contar con alguien tampoco es nada malo-respondí mirándola fijamente.

    Cuando termino de soltarme todo el discursito que me había soltado movió la cabeza un poco y bromeando me dijo que si no quería su brazo en crédito, porque como ahora le había cogido ambos por las muñecas.

    -Por el momento no, gracias. Aunque quien sabe en el futuro…-sonreí con un poco de picardía.

    Tras su broma se soltó de mi agarre, suspiro y se acerco para apoyar su frente sobre la mía para segundos después besarla. Pude notar su calidez, y me gusto sentirla, negarlo hubiera sido estúpido por mi parte.

    -Tampoco te creas que voy a repetir esto yo…-sonreí al oír el comentario y ver su reacción, si tanto le avergonzaba que no lo hubiera hecho. Aunque tampoco se lo iba a decir, porque de la forma en que se había dado estaba bien.

    Me agradeció que quisiera cuidar de ella y se ofreció por sí necesitaba que me quitaran de encima a los pesados de turno, mientras volvía a bromear y dirigirme la mirada después de un buen rato. A lo de que se quitaba a idiotas de encima de un plumazo me lo creía se notaba que tenía carácter, lo había dejado bien claro, aunque sabía que debía de ser peor de lo que había presenciado.

    -Tranquila que si te necesito para librarme de pesados indeseables te lo hare saber inmediatamente.

    Entonces estuvo un rato callada hasta que volvió a hablar, cosa que hizo que volviera a molestarme. Que no habían existido esos segundos, como podía decir eso cuando no era algo como para olvidar. Lo que dijo después lo escuche pero a medias el enfado que estaba pillando por esas palabras era de tal magnitud que decidí desconectar a medias de lo que iba diciendo para que no aumentara más de lo debido.

    -Lo siento, pero no puedo hacer como que no han existido-respondí fríamente-Porque creo que no es un tema como para dejarlo como si no hubiera pasado, quizás a ti no te importe pero a mi si-tras eso ultimo me quede callado, si seguía hablando sabía que la cosa podría empeorar y tampoco quería eso. Así que me quede a la espera mientras intentaba calmarme un poco.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%
    avatar
    Catrina
    Hufflepuff
    Hufflepuff

    Cantidad de envíos : 65
    Fecha de inscripción : 07/07/2009
    Edad : 28
    Localización : In Wonderland

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Catrina el Sáb Ago 15, 2009 6:53 pm

    Damon la miraba muy serio, como si lo que le estuviese diciendo no terminase de convencerlo del todo. Catrina suspiró, todavía demasiado nerviosa, si bien había conseguido controlar los temblores que habían amenazado con darle por todo el cuerpo. Seguir comportándose así ante semejante situación era algo que no creía que volvería a darse nunca más, pero Damon tenía una forma muy peculiar de transmitir lo que pensaba, tanto como el suyo propio, y nunca habría imaginado que con aquellos argumentos podría sentirse tan indefensa ante alguien con la misma sinceridad tajante que el muchacho.

    -El que lo vuelva a decir o no, no depende de mí- parpadeó, mirándolo de soslayo- No lo veo justo, el que no pueda tener el mismo privilegio que tus amigos sólo porque nos acabamos de conocer- fue a interrumpirlo ante ese comentario, pero sus siguientes palabras y gestos no le dejaron opción a ello- Y comprendo que quieras pasar de la gente, pero a veces…

    Lo siguiente que pudo procesar Catrina era que estaba rodeada de una calidez que desconocía y de un olor que le resultaba vagamente familiar por haberlo olisqueado minutos antes. Tenía la mejilla, y todo el rostro resguardado contra ropa oscura y unos brazos la estaban rodeando con suavidad. Abrazo. Aquello era un abrazo. Damon la estaba abrazando… En ese momento, cuando pensó que no podría sonrojarse más ni ponerse más nerviosa, lo consiguió y con creces.

    Mil y una preguntas surcaron la mente de la chica. ¿Por qué me abraza? ¿Por qué me dejo? ¿Por qué me gusta? ¿Por qué no me aparto? ¿Por qué no me siento violenta por esto?

    Catrina no era una chica demasiado cariñosa en general. No negaba algún abrazo casual, incluso algunas veces ella misma optaba por ofrecer alguno por que sí, aunque esto era todavía más extraño que lo anterior. Los roces, las caricias, el cogerse de la mano, acariciar la cabeza, los besos… todo eso no le importaba, incluso con recién conocidos, como le había demostrado a Damon todo el tiempo. Pero los abrazos le parecían tan íntimos, tan personales, tan… completos… que debía de estar muy segura de a quién se lo daba y por qué. Esa persona debía de ser alguien especial en un momento especial, y no es que él no lo fuese, porque estaba resultando ser su primer amigo, pero no comprendía el origen de ese abrazo y eso la desconcertaba, ya que generalmente, aun si eran su padre o sus amigos, si se daba una situación similar, solía rechazarlo. Pero en ese momento estaba tan paralizada por la sorpresa, y por sintiéndose a gusto entre sus brazos, que no era capaz de hacer nada.

    -No está demás tener alguien en quien confiar y que estará a tu lado para lo que sea.

    Era cierto. Damon seguía ahí, hablándole. En ese momento reaccionó, subiendo los brazos hacia el pecho de él para separarlos un poco, pero sin romper la unión. Su voz le sonó susurrante junto al oído y cerró los ojos, sintiendo que el calor que la envolvía desaparecía mientras se separaban con lentitud. Las manos de Damon se aferraron de nuevo a sus muñecas y siguió hablando.

    “Contar con alguien tampoco es malo…”

    Lo sabía muy bien. Había conocido la soledad, y la alegría de haber encontrado amistad y cariño en otras personas que no eran de su familia. Tragó lentamente y asintió con la cabeza, comenzando a regular su respiración y autocontrolándose un poco. Generalmente nunca dejaba que tantas emociones saliesen juntas a la luz, pero parecía ser que andaba un poco demasiado descontrolada esa tarde. ¿Se iría a poner mala?

    Le siguió la broma con respecto a lo de los brazos, y rió suavemente.

    -Creo que tus fans me van a odiar de por vida por haberte podido ver esa sonrisilla, señor Agger- bromeó ella también.

    La conversación siguió de forma apacible hasta que el gesto de Damon volvió a mostrarse enfadado. Estaba empezando a sentir la tentación de hacerle desaparecer la arruga del entrecejo con el dedo. Suspiró, preguntándose que había dicho mal para haberlo molestado.

    -Lo siento, pero no puedo hacer como que no han existido. Porque creo que no es un tema como para dejarlo como si no hubiera pasado, quizás a ti no te importe pero a mi sí.

    Rodó los ojos y volvió a suspirar, muchísimo más calmada. ¿Cómo explicarse ante Damon nuevamente sin hacerlo enfurecer todavía más?

    -Me has demostrado perfectamente que te importo, Damon. Y créeme que no hará falta que me lo recuerdes nunca más, porque confío en ti y en lo que me acabas de decir. Confío en tus gestos y en tu sinceridad, y sé que el día en que dejes de interesarte por mí me lo dirás abiertamente y sin tapujos. No necesito recordar que me protegerás contra lo que sea porque ya lo sé, y hay cosas que, una vez sabidas, no es necesario recordarlas de nuevo. Al menos para mí- agachó la mirada, también con el ceño fruncido- Tienes razón con que no es un tema como para dejarlo pasar, quizás no he debido utilizar esas palabras, pero estoy bastante nerviosa y no controlo lo que digo. Bueno, generalmente no controlo nada de lo que digo, porque me sale sin más, pero cuando me pongo nerviosa es peor porque parece que no sé hablar- frunció los labios también- supongo que son rescoldos que quedan…- susurró- Siento si te ha molestado.

    Se quedó un segundo en silencio, reflexionando sobre sus propias palabras y sobre las que él le había dicho, buscando la forma de responder a lo que antes se había tenido que callar por aquel abrazo.

    -Yo también tengo mis propios prejuicios, me temo- sonrió con algo de tristeza- y no suelo confiar mucho en la gente a la que conozco de buenas a primeras, porque las personas son malas y hacen daño, tanto sin pensar como queriendo. ¿Qué no te doy el mismo trato que a mis amigos, dices?- cerró los ojos- Es cierto- separó un poco los párpados y lo miró directamente- Ahora mismo no eres para mí como lo es Steven o Mónica, pero eso no quiere decir que no confíe en ti, ni que no pueda llegar a quererte y a apreciarte tanto como lo hago con ellos, y mucho menos que no signifiques nada en mi vida, porque eres la primera persona a la que quiero conocer desde que estoy en este colegio. Eres mucho, y si no te doy el mismo trato que a ellos es porque eres diferente. Ignoro cómo van a sentarte estas palabras, pero prefiero que lo sepas. Además… ya te quiero y te aprecio lo suficiente como para llamarte amigo y para ser capaz de confiar en ti…

    Inspirando y suspirando, gateó hacia él de nuevo y se puso de rodillas, abrazándolo por la cabeza y apoyándola contra su pecho mientras apretaba los ojos, como si estuviese haciendo un gran esfuerzo, cuando en realidad estaba nerviosa. No sabía por qué había reaccionado así, pero se había visto en la necesidad de devolverle aquel gesto, y eso era lo máximo que podía abrazar por el momento.

    Se separó casi en seguida y se volvió a sentar sobre sus piernas, suspirando sonoramente.

    -No suelo abrazar nunca- le explicó- ni siquiera para devolver un abrazo. Mucho menos a gente a la que no considero cercana. Así que espero que esto sea algo esclarecedor para ti.

    Hinchó los carrillos con el ceño fruncido, como si estuviese molesta por haber tenido que llegar a tales extremos para darle a entender lo que quería decirle, si bien había sido un gesto que había realizado por voluntad propia, ya que nunca hacía cosas semejantes para darle credibilidad a sus palabras.

    -¿Sabes? Hoy estoy haciendo una sarta de tonterías y estoy actuando de una forma que es completamente impropia de mí- acabó riéndose- es curioso cómo cuando creemos conocernos perfectamente acabamos haciendo cosas como estas, tan imprevisibles. Pero bueno, así es todo muchísimo más divertido, y las sorpresas son agradables, al menos algunas de ellas…
    avatar
    Damon
    Slytherin
    Slytherin

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 10/07/2009
    Localización : En las mazmorras

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Damon el Sáb Ago 15, 2009 11:40 pm

    Al separarme de Catrina tras el abrazo que le había dado ella volvió a bromear llamando por segunda vez en lo que llevábamos de día señor Agger, preferí no responder a la broma porque no sabía con que le podría saltar así que me quede en silencio. Poco después le respondí a lo de que no podía pasar por alto lo que había pasado a lo que ella inicialmente respondió con un suspiro seguido de la explicación.

    -No suelo repetir las cosas, aunque haya podido dar esa impresión-solté secamente-Pero si no me queda más opción de dejarle a alguien las cosas claras se las repetiré las veces que hagan falta aunque no le guste-bufe pues como bien había dicho no me gustaba nada tener que recurrir a ese tipo de cosas-Puedo aceptar que lo sientas, pero creo que a veces deberías pararte a pensar un poco las cosas antes de decirlas-dije muy tranquilamente-¿Nerviosa? Pues no entiendo porque lo estas y aun así no los veo como un factor relevante para que influyan en esas palabras-solté nuevamente pero sin ser tan seco.

    Sabía perfectamente que con esas palabras había sido muy duro, pero es que me había molestado que hubiera dicho eso cuando no se trataba de un tema trivial y que encima dijera que era porque le salía sin más pues menos ayudo a pudiera suavizar el tono en que dije las cosas.

    -Todos tenemos nuestros prejuicios y no voy a discutir contigo sobre ellos, cuando soy el primero que no quiero cambiar los míos-le dije seriamente-Puedo comprender que tus amigos puedan ser más, han tenido el privilegio del tiempo y es normal que les tengas más estima, pero lo que no veo bien es que no quisieras confiar en mí o que no lo demostraras como es debido-la mire a los ojos-Porque creo que cuando aceptas a una persona como amigo estas confiando en esa persona y ver que ella no confía en ti no sienta bien o al menos a mí no me sienta bien-volví a ser borde sin proponérmelo, debía calmarme porque no tenía porque hablarle del todo de esa forma y menos cuando había dejado claro algunos puntos-¿Qué soy mucho y diferente?-pregunté extrañado pues no lo llegaba a comprender, el que fuera diferente bueno lo era pero aun así esas palabras no me dejaban tranquilo.

    Poco después Catrina se volvió acercarse esta vez para abrazarme, fue un abrazo muy rápido aunque pude notar la calidez y apreciar el aroma que transmitía. Las palabras que me dijo después no me sentaron mal, pero tampoco me sentaron bien; volvía hacer lo mismo decir las cosas sin más. Suspiré antes de hablar aunque sabía que por mucho que quisiera lo que diría a continuación no sería del todo agradable.

    -Entonces no haberme abrazado, no he pedido que me devolvieras el que te he dado. Aunque te lo agradezco-volví a suspirar debía relajarme, pero no lo llegaba a conseguir-Eres la primera persona que me abraza en muchísimo tiempo.

    Cuando me dijo que estaba haciendo muchas tonterías me la quede mirando y le sonreí, no era la única que estaba haciendo demasiadas tonterías en lo que llevaba de día.

    -No eres la única. Aunque eso de que es divertido no sabría decirte, pero sí que admito que las cosas buenas han sido agradables.


    _________________

    -----------------------------------
    Iniciativa: 1
    Poder Mágico: 30%
    Habilidad Duelos: 20%
    Inteligencia: 30%

    Contenido patrocinado

    Re: Encuentros al viento

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Miér Nov 22, 2017 6:28 pm